En los cuatro pueblos que comprenden la cooperativa de Bodegas Tarón: Cuzcurrita de Río Tirón, Sajazarra, Villaseca y Tirgo, sus habitantes forman una gran familia que se preocupa de guardar sus tradiciones. Cruce de caminos y culturas en el que sus gentes han vivido a lo largo de la historia dedicadas a la elaboración de grandes vinos, parte no sólo del paisaje sino también de la cultura.